Entrevista: Profesor Dr. Mark Miravalle PDF Imprimir E-mail
Saltar tabla de contenidos

Tabla de contenidos

  1. Entrevista: Profesor Dr. Mark Miravalle (posición actual)
  2. Página 3
  3. Página 4
  4. Página 5
  5. Página 6
  6. Página 7
  7. Página 8

Entrevista: Profesor el Dr. Mark Miravalle,

profesor de la teología y Mariología en la

universidad franciscana de Steubenville

(los E.E.U.U.)

 

 

 

 

350Mark-Miravalle-2.jpgEl profesor el Dr. Mark Miravalle, profesor de la teología y Mariología en la universidad franciscana de Steubenville (los E.E.U.U.) es diácono permanente, un hombre casado y un padre de 8 niños. Poco después del principio de las apariciones, mientras que él escribía su doctorado en Roma, vino a Medjugorje a investigar los acontecimientos.

 

¿Cuentenos sobre su primer contacto con Medjugorje, y sobre las consecuencias?

En septiembre de 1984, era un estudiante de doctorado en el Angelicum, la universidad pontifical de Santo Tomás en Roma. En aquel momento, los primeros dos libros acerca de Medjugorje habían sido publicados, el primero por fray Laurentin y fray Rupčić, y el otro de fray Roberto Faricy. En el momento que leí estos libros en una librería romana, experimenté un deseo ardiente en mi corazón de venir investigar Medjugorje. Mi esposa y yo teníamos dos niños en aquel momento, y decidímos rogar y ayunar en preparación de los cuatro días que me iría. ¡Por lo tanto, si fuera el caso que no era nuestra señora, sin embargo sería una oportunidad promover la santidad de nuestros niños, mientras que si fuera realmente nuestra señora, sería una bendición doble!

Vine tan por primera vez el 7 de diciembre, y pasé la noche en la iglesia de San Jaime, sin ninguna calefacción, con diez otros peregrinos del área. El día siguiente me asignaron a una familia con quien permanecería. Pues hice mi primer peregrinaje del rezo encima de Krizevac, rogué sobre mi disertación, el título del cual era la santidad del laicado, teniendo en cuenta los doctores de la iglesia, el santo Catherine de la tierra de Siena, San Francisco de Sales y el santo Alphonsus Liguori, y cuanto más que rezaba sobre ello, más me percaté que sería ptresuntuoso de mí pensar que podría acabar con un mejor modelo para la santidad del laicado que la madre bendecida misma. en ese punto que decidí escribir mi disertación doctoral en el mensaje de Medjugorje.

 

Volví a Roma, pero puesto que el primer título que presenté fue rechazado, porque concernía una revelación privada, mandé un segundo título cuál debido fue aceptado. El tema este vez previo una examinación del mensaje de Medjugorje teniendo en cuenta las escrituras, los padres de la iglesia y el Concilio Vaticano Segundo, e incluiría una comparación con Lourdes y con Fátima. En el 31ro de mayo de 1985, defendí con éxito mi disertación en el mensaje de Medjugorje.

En ese punto, consideraba pasar toda mi vida hablando exclusivamente de Medjugorje, pero un sacerdote de la jesuita me aconsejó que haría más para Medjugorje primero haciendome profesor en una universidad establecida. Tomé su consejo y comencé la enseñanza en la universidad franciscana de Steubenville, en donde he estado enseñando a la teología y a Mariología por los últimos 21 años.

Ésa era mi introducción a Medjugorje. He hablado a lo largo de los E.E.U.U. del mensaje de Medjugorje. Escribí la entrada sobre Medjugorje para la nueva enciclopedia católica, también escribí un libro titulado “introducción a Medjugorje” basado en sus mensajes, junto con un texto llamado “Medjugorje y la familia”. Escribí el segundo texto porque había muchas familias que dijeron: “Intentamos vivir Medjugorje por un día, pero nos dimos por vencidos. Rezamos, ayunamos aunque nunca hubiéramos ayunado antes, intentamos rezar el rosario, pero al final aquel día tipo Medjugorje, nosotros como familia discutimos más que nunca.

 

Página 1 de 7

< Prev Próximo >