Festival de jovenes de Medjugorje 2006- Ángela PDF Imprimir E-mail
Saltar tabla de contenidos

Tabla de contenidos

  1. Festival de jovenes de Medjugorje 2006- Ángela (posición actual)
  2. Página 3
  3. Página 4
  4. Página 5
  5. Página 6

1 FESTIVAL DE JOVENES MEDJUGORJE 2006

Testimonio de Ángela de la comunidad "nuovi orizzonti"

 

Hace poco tiempo, el Padre Ljubo me preguntó si estaba dispuesta a compartirles mi historia. Y les puedo garantizar que no es fácil. Pero cuando se experimenta el amor de Dios, se aprende que no se puede guardarlo para uno mismo. Yo llevo 10 años viviendo esta forma de amor. Llevando el amor a quienes no conocen el amor de Dios. La comunidad, a la que pertenezco, nace en 1984 de Chiara Amirante, que comienza a llevar la palabra de Dios a los puntos de muerte de la ciudad de Roma. Tantos jóvenes que no conocían la palabra de Dios le pedían: “Clara sácanos de este infierno”. Yo llevo 10 años, tengo 38 años y cuando entré a la comunidad no creía absolutamente en Dios. Creía que los sacerdotes y las religiosas se hacían sacerdotes y religiosas por la falta de trabajo. Veía una Iglesia que solo daba reglas. Una Iglesia que prohibía todo. Pero había una pregunta que me hacia: “Si es verdad que Dios es amor, ¿por qué en el mundo hay sufrimiento?” Y con el sufrimiento tuve contacto apenas nací. Porque mi papá y mi mamá me abandonaron en un hospital recién nacida. Viví mis primeros 6 años de vida en un orfanato. Dos meses después de mi adopción, el instituto fue clausurado por maltrato a menores. Yo había conocido todo menos el amor. Y cuando un niño no conoce el amor es difícil que de adulto sepa dar amor. Crecí rebelde. En la escuela era instrumento de santificación para los profesores. Un día iba a la escuela y dos me suspendían. A los 18 años eres mayor de edad en Italia, así que me fui de casa. Pude hacerlo porque tenía un trabajo, una ocupación. Yo soy una ex chef internacional de cocina. Comencé a trabajar en Italia y el resto de Europa. El dinero empezó a ser el Dios de mi vida. Entre más tenía más quería tener. Pero a fin de mes no quedaba nada. Todo lo que pertenece al mundo de la afectividad era un desastre. Tenía novios en base a la estación del año. Por lo tanto, tenía un novio para la estación invernal y otro para el verano. Y me decía, por lo pronto yo el corazón no lo meto. Pero cada vez era una herida más que dejaba al corazón muy lastimado. Finalmente me enamoro de una persona que todas las madres de familia soñarían para su propia hija, inteligente, bueno, perfecto. Pero tenía un pequeño defecto: era un católico, un católico convencido. Y empezó a hablarme de Dios. Y le dije: “Escucha Luca las relaciones de 3 no funcionan, somos tu y yo y punto. Dios debe estar fuera”. El fingió 2 seguirme la corriente. Después de 2 años, una noche viene a mi casa y me dice: escucha Ángela hablé con mi padre espiritual porque tengo intención de casarme contigo. Yo lo observé un poco perpleja pero por un solo motivo, porque no sabia qué era un padre espiritual. Y le respondí: “Vamos al registro de la ciudad, una cita, dos firmas y estamos casados”. Y me dijo: “No, para mí es importante el sacramento del matrimonio. Nos dan la posibilidad de efectuar un matrimonio mixto donde tu declares ser no creyente pero yo puedo casarme contigo dentro de la Iglesia”.

 

 

Página 1 de 5

< Prev Próximo >